Navegar en época de infoxicación

Foto clase AD 18

Cuando explico que doy clases de alfabetización digital, me hacen curiosas preguntas: ¿enseñas programación, lenguaje binario? ¿a leer en Internet? ¿A manejar las diferentes herramientas digitales? Respondo que sí y no. No enseño programación, sí que acompaño al aprendizaje de herramientas digitales y sobre todo en las habilidades necesarias para ser ciudadanos de Internet.

Uno de los pilares básicos para esta nueva generación de internautas es que puedan desarrollar una visión crítica ante los contenidos, habilidades de negociación para entrar en diferentes espacios, sepan cómo apropiarse contenidos de manera adecuada, puedan utilizar el juego para desarrollar su capacidad de solucionar problemas y sobre todo desarrollen su capacidad creativa para conectar con otras personas.

Ahora mismo vivimos una época de “infoxicación” o intoxicación por información, así que de primeras es difícil discernir los artículos auténticos de los falsos. También es fácil juzgar a una persona con una información obsoleta y fuera de contexto. El hecho de que la información la generen los usuarios ha cambiado las reglas del juego y ahora no sabemos de qué “materia” están hechas las noticias, no sabemos ni el código ético de sus autores, ni el rigor con la que contrastan sus fuentes de información. Por esta razón y porque uno de los pilares de la alfabetización digital es el desarrollo de la capacidad crítica sobre contenidos en Internet decidí que una de las actividades de mis grupos sería que hicieran un artículo que pudiera ser publicable en la Wikipedia.

Lo que hicimos primero fue analizar varios artículos descartados por la comisión evaluadora de contenidos de la Viquipèdia (Wikipedia en catalán) y saber por qué los habían descartado. Había diferentes casos: parcialidad, no registraba fuentes de información contrastables, faltaban referencias e hipervínculos, no era exhaustivo, temas no aptos para una enciclopedia, etc.

Fue un ejercicio interesante ya que aprendimos que no es oro todo lo que reluce y que detrás de un texto bien redactado puede haber mucha publicidad y manipulación, por ejemplo. O también que al no saber quienes eran los autores teníamos que buscar material referenciado.

Los alumnos tuvieron que romperse la cabeza para crear un artículo que fuera adecuado, no estuviera ya publicado y sobre todo que mantuviera un lenguaje imparcial. La búsqueda de referencias de peso también fue otra manera de volver a hacer el mismo ejercicio, porque… ¿Qué tipo de referencia podemos considerar fiable?

El resultado fue variopinto, hubo de todo, pero lo mejor fue el ejercicio de sentarse a pensar y a decidir, a quitar y a añadir. Un ejercicio creativo en sí mismo. Lo repetiré.

Un abrazo para mis alumn@s.

Encabezado: foto de la clase de alfabetización digital de este año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s