La ciudadanía inteligente toma las riendas de Barcelona

Ciudanía inteligente

En esta nueva economía están apareciendo conceptos que definen cómo la sociedad se está configurando. Uno de los términos que han surgido recientemente es la inteligencia colectiva asociada a la idea de Smart City. Smart city o ciudad inteligente es aquella que hace una apuesta por proyectos y soluciones que utilizan las tecnologías de la información e infraestructuras limpias para apoyar una gestión urbana eficiente, incrementar la participación urbana y promover la sostenibilidad.

El concepto de ciudadanía inteligente está estrechamente vinculado a estas ciudades que se reinventan.  El papel protagonista lo representan los ciudadanos implicados en el diseño y la transformación del lugar donde viven. Así están teniendo lugar proyectos donde las personas generan información valiosa, aplican su conocimiento para solucionar  problemas comunes y generan redes de apoyo.

Barcelona es un ejemplo de cómo esta ciudadanía inteligente desarrolla actividades y hacen de la ciudad un lugar más amable para vivir. Aquí hago una breve recopilación de algunas iniciativas que me han parecido interesantes y que intentan aportar soluciones a algunos de sus problemas como son: el desperdicio de alimentos cuando hay gente sin poder comer, la integración de personas en riesgo de exclusión social, la generación de espacios verdes autogestionados, la recuperación del patrimonio inmaterial para el visitante y la formación para la reutilización de materiales:

–          Confianza Solidaria. Asociación sin ánimo de lucro que crea una red vecinal de ayuda y distribución de alimentos. La asociación hace un llamamiento a dar el máximo de vida útil a la comida, con el fin de que no se desperdicie cuando hay personas sin poder comer. Esta entidad hace un “rescate” de alimentos en comercios, restaurantes e instituciones del barrio para distribuirlos entre familias de clase media que no tienen recursos. Los receptores se convierten al mismo tiempo en colaboradores de la entidad. Cuenta con sedes en varios barrios de Barcelona.

–          Hidden city tours. Rutas por Barcelona de la mano de “los sin techo”. Esta empresa ofrece una nueva manera de ver la ciudad. De la mano de las personas que más tiempo han pasado y vivido en sus calles ofrece una manera diferente de visitar la ciudad.

–          Huertos urbanos. Barcelona, desde 1986 cuenta con espacios dedicados a que personas mayores de 65 años, familias en riesgo de exclusión social y otro tipo de colectivos puedan disfrutar del cultivo de sus propias verduras. Esta iniciativa tiene como objetivo realizar una labor social en los distritos ya que favorece el contacto entre los vecinos, les permite ocupar su tiempo y hacen su papel en la educación ambiental de los colegios del barrio. Además reactivan solares en desuso que se encuentran en el centro de las ciudades. Estos huertos urbanos tienen lugar en parcelas de entre 25 y 40 m2 y se cultivan hortalizas, verduras, plantas aromáticas y flores de temporada.

–          Invisible maps. Una iniciativa para localizar y hacer visible el patrimonio inmaterial de la ciudad de Barcelona. Este proyecto quiere crear una nueva forma de visitar la ciudad, destacando los hechos y las ciudades que han marcado las experiencias personales de sus ciudadanos. A través de códigos QR cualquier persona podrá dejar sus experiencias grabadas en diferentes formatos que serán descodificados a través de lectores QR de smartphones. La idea es geolocalizar en diferentes lugares de Barcelona vivencias y hechos importantes de la ciudad.

–          Millor que nou. Talleres de upcycling o de renovación y reutilización de todos aquellos productos que no se utilizan pero que tienen calidad para continuar ser convertidos en otros artículos. El objetivo de esta página web es ofrecer información de tiendas, mercados de intercambio y ferias donde vender o hacer trueques de todo tipo de artículos y además ofrecer formación, herramientas y apoyo para transformarlos.

–          Pla “Buits Urbans”. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de este plan quiere dar un uso útil ciudadano a solares que se encuentran actualmente vacíos y en desuso. Para ello hizo una llamada a entidades vecinales y asociaciones sin ánimo de lucro para que presentaran propuestas de utilización durante un año. Diversas asociaciones han sido las beneficiarias de estos solares que se dedicarán entre otras actividades a desarrollar huertos urbanos para personas en riesgo de exclusión social, iniciativas artísticas para grafitteros, parkings gestionados por personas con minusvalías, pistas de entrenamiento para skaters o talleres para niños y adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s